Más por viejo q por Diablo

Publicado: septiembre 20, 2008 en Fábulas nekrianas
Etiquetas:, ,

Cierta noche en el inframundo Lucifer meditaba junto a sus demonios sobre el enorme progreso tecnológico y la exitosa actividad científica lograda en los últimos años por el hombre, los mortales ya casi no caminaban en las cavernas oscuras que conducen al infierno sino que preferían llegar a las estrellas mediante pomposas naves espaciales.

Pronto el Príncipe de las Tinieblas se incorporó y elaboró un plan macabro para reaparecer en la tierra y retomar su misión de sembrar el terror, el miedo y la desesperanza en la humanidad. Decidió mezclarse en la sociedad, la que había crecido y cambiado enormemente desde la oscura época de las Guerras Mundiales. Todo esto para lograr establecer un monopolio del poder en distintos lugares de prestigio y así destruir la paz cultivando la corrupción en los corazones vacíos de sus sirvientes primero y luego en el mundo entero.

Tres diablos fueron elegidos para la tarea, el Gral. Agliareth y el Gral. Satanachia, además de la Joven Marbias. La primera etapa de la misión fue realmente sencilla, los demonios disfrazaron sus horrendos y nauseabundos cuerpos con pieles humanas para poder pasar desapercibidos en la gran Ciudad Metrópoli donde deberían encontrar a su candidato, aquel que los llevara hacia el poder. Hacía tiempo que no salía el Sol en la Ciudad Metrópoli, dado los abruptos cambios climáticos que sufría el mundo por el calentamiento global sumado a los gases venenosos que consumían los cielos, esto y la lluvia ácida que caía en ese momento ayudó a los demonios a secuestrar al Dr. Juan Carlos Chitter quien salía del evento apertura de su campaña para ser reelecto como alcalde de Ciudad Metrópoli. Redujeron a la seguridad fácilmente y arrastraron al alcalde a una vieja camioneta, el confundido abogado ofreció rápidamente una gran suma de dinero por su rescate, pero los demonios respondieron que sus planes eran más ambiciosos y nobles que conseguir la riqueza material. Pero el aterrado alcalde no se quedó tranquilo con la negativa, el era un hombre de mundo y conocía los asuntos que preocupan a la humanidad. Poniéndose serio ofreció a los tres hombres un contenedor lleno de armas de guerra que tenía en la aduana listo para vender ya que en su visión global aquellos seguramente eran tropas paramilitares marxistas-musulmanas deseosas de tomar el poder de Ciudad Metrópoli. La nueva negativa realmente desorientó a Juan Carlos y sin más palabras se dejó guiar por los oscuros laberintos que llevaban al infierno, sitios que hacía tiempo se encontraban perdidos de las guías de turismo. Sin embargo el Alcalde creía recordar aquel camino como el que lleva al Barrio Privado donde reside habitualmente su suegra, Doña Irma Velásquez ,viuda del Gral. Velásquez quien muriera en los 70 a causa de un atentado (nunca se supo si el autor había sido un militante de extrema izquierda o su propia esposa e hija).

Encadenado y mojado despertó ante Lucifer quien estaba calentando un hierro para torturar al abogado a cambio de información, y adelantándose a las intenciones del Príncipe y como un profesional de la mediación de conflictos ofreció dar toda la información necesaria antes de cualquier situación incómoda y problemática.

Así Satanás conoció la familia del hombre y mandó por las dos mujeres que conformaban su círculo íntimo: María Eugenia Velásquez, esposa y doctora de un laboratorio privado, y Carol Jennifer Chitter, hija y estudiante de la secundaria San Marcelino.

Una vez en la celda húmeda del infierno las mujeres regañaron al pobre Juan Carlos por no haber vuelto a dormir aquella noche y por no haber ofrecido el suficiente dinero para el rescate. Lucifer liberó a la familia y la condujo al monte del olvido, un lugar asqueroso construido de huesos y tripas de las víctimas del Diablo superior. Allí se dispusieron a negociar la liberación pero antes Juan Carlos apoyándose en vaya a saber que tratados interterrenales de derechos humanos logró que los diablos les quitaran los cerrojos. Rápidamente el abogado inundó las ideas de Satanás con propuestas incoherentes confundiéndolo de sobremanera agregando razonamientos tautológicos que nadie comprendía, las clases de lógica al fin servían de algo pues abruptamente huyeron del monte corriendo desesperadamente por la ladera del monte olvido.

Lucifer había sido engañado y traicionado por un mortal, su ira era incontenible. Las paredes de las cavernas que atravesaba la familia sangraban lava y contaminaban el aire de azufre. Horribles cabezas emergían del suelo tratando de morder los pies de los fugitivos quienes no encontraban salida alguna en el laberinto rocoso. Alcanzaron a llegar por fin a uno de los pisos inferiores del Palacio donde los Generales Agliareth y .Satanachia bloquearon el paso en un angosto pasillo, aquellos demonios eran viejos y sabios. Pero no resistieron la belleza de la quinceañera Jennifer que no dudó a la hora de desnudarse ante los viejos y pedófilos Generales. Estos se distrajeron y la familia pudo huir nuevamente, Jennifer había recordado todo lo que su cuerpo desnudo le había dado en su corta carrera estudiantil. Pero en la oscuridad un decrépito zombie sorprendió a Juan Carlos y a Jennifer tomándolos del cuello, aunque no logró asustar a María Eugenia, quien además de ser la responsable de la morgue municipal trabajaba clonando aberrantes criaturas para comerciar órganos con pacientes enfermos en su laboratorio privado. Aquel zombie parecía un tierno abuelito a comparación de las creaciones de sus experimentos, tomó un palo que encontró en el piso y le arrancó los ojos con precisión quirúrgica. El cuerpo huesudo dejó caer al padre y a la hija y ciego como estaba huyó chocándose con las paredes llenas de lava, todo parecía a favor de los Chitter pero en el Infierno el Diablo juega de local. Marbias había seguido a los tres mortales hasta el hall central a metros de la salida, allí relucía el piso violáceo de Amatista. La astuta arpía vomitó grandes cantidades de aceite sobre el piso haciendo imposible a la familia mantenerse en pie, y convirtiéndose en un gran cuervo los tomó con sus garras y los encerró en las mazmorras de las profundidades del infierno.

Lucifer decidió que sus mejores demonios debían ocupar el lugar de los mortales y encarnar el mal desde su posición en la sociedad humana, Asgliareth desde el poder político debía corromper todos los valores de justicia, verdad y libertad mientras que Satanachia tomaría su lugar en el entorno científico avanzando sin ninguna ética en la experimentación aberrante de nuevas criaturas del terror. Por último Marbias ocuparía el lugar de Jennifer y sometería a los jóvenes llevándolos por el camino de la corrupción y la lujuria.

El mal parecía asomar en el horizonte gris pero la falta de información y estudio de la actualidad puede arruinar hasta al mismísimo Diablo.

El Gral. Asgliareth, quien reemplazó a Juan Carlos como Alcalde, se vio superado por la cantidad de negocios turbios y corruptos que debía administrar. Se cuenta que en cierta ocasión decidió destruir una empresa de productos químicos para dejar a cientos de obreros en la calle, el resultado fue que la empresa cerró y ya no contaminó más el río que pasaba por allí, los obreros cobraron una cuantiosa indemnización y pudieron, gracias a un diputado en campaña, recuperar la fábrica como cooperadora.

El Gral. Satanachia reemplazó a María Eugenia como Doctora y Directora del Hospital de la Ciudad Metrópoli, varios enfermos murieron debido a papeles perdidos y carnets vencidos de obras sociales fantasmas, nada fuera de la normalidad. Continuó los experimentos de María Eugenia pero las creaciones de Satanachia eran cada vez menos aberrantes y ya no traficaba tantos órganos como antes.

Por último Marbias se trató de ocupar de los jóvenes pero también se vio superada por las costumbres frívolas y por el desconocimiento de la religión católica de sus compañeros. Trató de impresionar a sus amigas con vómitos de aceite, pero aquellas no se sintieron intimidadas, hacía tiempo acostumbraban a vomitar todas las comidas. Ya sin nada que vomitar Marbias comenzó a engordar y pronto fue desalojada de su posición social en la escuela, se volvió depresiva e intento suicidarse pero Satanás la mandó de vuelta al mundo mortal.

El Diablo sabe más por viejo que por Diablo, pero ahora vale más saber por actualizado e informado que por viejo. Dios hacía tiempo que había muerto, el Diablo seguía en la lista ¿cuándo será la hora del hombre? Más vale leer los diarios…

Anuncios

El que esperaba el 141

Publicado: agosto 30, 2008 en Alejandro Dolina
Etiquetas:

“Nosotros conocemos el loco del 141 en Caseros, es un tipo que allá por el año 90 se puso a esperar el 141 que ya no pasaba más y se habían olvidado el palo de la parada, el tipo creyente de mucha fe decía: yo no creo en nada pero si en el palo de la parada del colectivo. El creía en eso que va a hacer… y se puso esperar el 141 y no venía, no venía…no venía. Paso una hora, 2 horas, 3 horas, paso un día y otro día, y un mes y otro mes pasó. Incluso salieron unos vecinos y le dijeron q no pasaba más, y el tipo les dijo: ahora me emperré… Todavía está esperando el 141 en av. San Martín y Mitre, cada tanto va hasta el medio de la calle y cogotea a ver si viene. Porque como dice Rolón el tipo dice: esperé tanto que voy a seguir esperando, y eso es lo peor que uno puede hacer: creer que si ya esperaste mucho es porque te falta poco. Y a lo mejor es al revés: si ya esperaste mucho es porque no va a venir nunca, y a lo mejor ahí estamos todos nosotros con el solo aval de haber esperado mucho como si eso multiplicara las posibilidades de que un hecho viniere a ocurrir, esperando colectivos que hace mucho que ya no pasan… Así que justo ahora que termina el año no estaría demás una propuesta entre tantas de cambio: dejemos de esperar el 141 porque ya no pasa más…”

Alejandro Dolina

La venganza será terrible (programa emitido el 27/12/2007)

Generalidad

 

Este momento de enamoramiento de la persona llamada “amiga” no puede caracterizarse con otras palabras que no sean “ilusión agónica”. Es una sensación que nos duele en lo más profundo de nuestros pobres corazoncitos, pero que también de alguna forma sadomasoquista nos gusta y disfrutamos. Somos felices porque nos duele, así de incoherente es el amor!!! No es menos cierto que aquellas amigas de las que nos enamoramos nunca fueron realmente nuestras amigas, siempre nos gustaron, pero para que ellas no se asusten y salgan corriendo, les ofrecemos esa falsa amistad para poder estar cerca de ella y nos terminamos creyendo el cuento; esto es  una investigación cuasi científica:

 

Reglas Especiales

No hay Mucho que agregar a las verdades que se vislumbran en el escrito seleccionado, influenciado por una corriente conceptualista y dogmática, puesto que a partir de definiciones , en las que creía ciegamente,  coordinaba mis acciones y sentimientos, esto último es lo que yo creía, pero la verdad que es más fácil llegar a la luna de un salto que manejar los sentimientos y sensaciones cual calefactor, que podemos controlar la intensidad a nuestro antojo. Pero es cierto que definir a cada persona que entra en nuestra vida llevaría a una confusión tal que destruiría el mundo que conocemos, es decir ¿debo ser más afectivo con mi “mejor amigo” que con un “compañero” o debo dejarme llevar por las sensaciones que atraviesan mi cuerpo y responder, como acto reflejo, con cariño en cada situación que lo amerite? Quizás sea una coyuntura inexistente, pues no podemos elegir ninguno de los dos postulados, más bien se complementan estas actitudes, pero hay que atender a cada amigo en especial, y la verdad debemos considerar que no todas las personas responden igual a los gestos de cariño, hay algunos que se muestran fríos y cerrados ante un abrazo, otros corresponden con una sonrisa y miradas dulces, otros como yo, nos enamoramos. Verdad dolorosa, pero no por eso menos cierta. De allí la necesidad de controlar las sensaciones y los sentimientos confusos, e intentar darle a la vida un equilibrio aparente, empresa peligrosa que como siempre ocurre con estas heroicas acciones, nunca funcionó. Y así me pasó, y me seguirá pasando por siempre, me enamoro en el primer abrazo. Un gesto lleva a la sonrisa, esa sonrisa hechicera me transporta a las insoportables ganas de hacerla reír y por último poder abrazarla, protegerla, quererla, amarla; y casi de inmediato esa sonrisa dulce se convierte en los labios mas sensuales que haya visto, y de pronto está el estúpido escribiendo una carta, para la pobre chica que solo acepto un abrazo cálido, confesando un amor agónico e imposible dado las terribles circunstancias que los rodean, pero esa excusa es conocida, es mejor decir que “es imposible” a confesar que ese “amor” “no existe”, la inseguridad en uno mismo no es más que la seguridad de que nos rechazarán, no porque seamos feos, gordos, o borrachos, sino porque incluso nosotros sabemos que no la amamos, pero es linda, y siempre nos van a gustar las chicas lindas. Es lo que yo llamo “enamoramiento” como contraposición de “amor” o más bien un estadio anterior al “amor”. Y aunque hace mucho que razono esto, no me puedo contener, y siempre me acerco a las chicas que me gustan, casi forzando el destino, cuidando cada palabra, cada gesto, para caerle bien. No son sólo estos conceptos los que coseché en mi investigación. 

Sería útil transcribir las máximas, que con un grupo de amigotes, hemos leído, construido y constatado en la práctica:

 

  • La ley de Murphy: Este postulado es el más sencillo, porque también es el que más fuertemente se refleja en la realidad, “lo que puede salir mal, va a salir mal indefectiblemente”. A todos nos pasa, nos pasó y nos seguirá pasando (aunque “ojala nunca les pase boló”). Para nuestra charla hemos optado por la teoría que más se acerca a la realidad, resolviendo el conflicto literario dado por las “Teorías Conspirativas”, cuyos mayores representantes son Alejandro Dolina, por los hombres sensibles, y Paulo Cohelo, por los que tienen suerte. El primer autor entiende que existe una conspiración entre la mujeres hermosas, las que nos gustan a nosotros, con los refutadotes de leyendas, para nunca dejarnos ser felices y confundirnos en el camino hacia el amor; mientras que el segundo aduce en su libro “El Alquimista” que la verdadera conspiración es aquella que construye el universo, cuando deseamos algo con todo nuestro corazón, para que las cosas siempre salgan bien. Esta última teoría es falsa de aquí a la China (popular y comunista) pues más de una vez he deseado un beso de ella y nunca lo tuve, ni hablar de las veces que desee ganar la lotería, pero bien dice Dolina que para ganar la lotería, primero hay que jugar y que para poder tener un beso, hay que aprender a robarlo, nunca basta con desear las cosas. No es tan descabellado asociar la teoría de Dolina con el existencialismo Sartreano, aunque este último escape a este simple análisis.

 

·        El amor verdadero es el que nunca se concreta: Como pasa en la realidad, también lo reflejan los libros, no hay amores que despierten tanta pasión y desesperación como lo que no se pueden concretar. Claro, los tecnicistas me dirán que al no concretarse nunca hubo amor, quizás tengan razón, pero primero deben hacerse esta pregunta ¿Puede decirse que lo que Romeo y Julieta sentían no se llamaba amor?  Y la verdad es que en lo personal, creo haber amado con más locura y pasión a esa mujer que aún hoy me desvela, que a todas mis ex novias juntas.

 

 

·        Nunca te enamores de una mujer hermosa: No presenta mayores complicaciones el presente principio, pues desde el comienzo debemos dudar y sospechar de ese amor, porque es lógico el amor a una rubia cara de ángel y ojos celestes o a una morocha de boca sensual y ojos verdes (Gato!!!), pero es mas cierto que el amor no entiende de lógica, y más verdadero es aquel que no entendemos pero igual lo sentimos. Lo realmente lógico es que las mujeres hermosas siempre se van con los que “tienen suerte” y a nosotros, “los hombres sensibles”, sólo nos usan, se divierten un rato y nos abandonan con frases como “no sé, hace lo que quieras, yo me voy”,”Lo siento, ya no te quiero”, “Te dejé de extrañar”, “Necesito un tiempo”, “No sos vos, soy yo”, “Lo dejo a tu criterio (Chan!)”…   

 

·        El amor no se amerita:  Es una idea sencilla que no siempre tenemos presente, sabemos por demás que cualquier cosa que hagamos para impresionarlas no sirve de nada si ellas no se interesan por nosotros primero, o sea, que se va a fijar ella si yo soy un volante por derecha con llegada y buena pegada de larga y media distancia, si cuando jugamos al fulbo esta mirando al arquero del otro equipo que encima es malísimo! Lo de hacerse el “buena onda” y contar historias de cuando viajamos en moto por Latinoamérica quizás puede ayudar a superar los silencios, pero tampoco nos asegurará el amor de una hippie fanática del “che”. La verdad es que el amor sucede mágicamente, mal que nos pese, y es tan ilógico como hermoso.

 

  • El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones: Esta idea está relacionada con la de la teoría de Dolina, lo cierto es que no alcanza con desear y tener buenas intenciones, es más, esta clase de inacción por nuestra parte lleva toda esperanza a un letargo tal que arruina toda ilusión de llegar a buen puerto. Pero también se relaciona más con la terca idea de los amigos, quienes creen que si ellos nos ayudan seguramente nos va ir bien, y la verdad es que terminan arruinando todo o simplemente enamorándose de la mina que nos gusta, esa chica que ellos iban a convencer de que nos diera una oportunidad; y por supuesto, la chica siempre le da bola a nuestros amigos (a todos!) antes que a nosotros.

 

·        Otras consideraciones: Cuando te piden un tiempo, es para tener ventaja porque lo realmente quieren es salir corriendo de nuestras vidas. Nunca trates de entenderlas, es más fácil encontrar la cura para el cáncer, solo trata de amarlas, como puedas!!! No te sientas mal, ellas sufren igual que nosotros.

 

Espero que estas cuestiones ayuden a otras personas mas de lo que me ayudaron a mi, pues los conceptos y las definiciones no conducen a otro camino que no sea el de la desilusión. ¿Para que determinar cosas o personas si nunca son lo que parecen?

 

Prólogo

 

Durante el pasar de los milenios los hombres, filósofos o no, de todas las épocas se han preguntado si es posible entablar una amistad duradera con el sexo opuesto sin que termine en un amorío. Todos alguna vez hemos entrado en esta discusión universal, encontrándonos con un laberinto de desacuerdos que no tiene una salida racional.

Cansado de las excusas algo estúpidas que algunas personas (“amigas”) me dan para no darme un beso, me propongo refutar toda amistad entre el hombre y la mujer, y poner a la luz todas las ficciones de estas relaciones que no son acordes a la naturaleza humana.

El propósito de esta monografía es desengañar a todo joven de pensamientos ingenuos y sentimientos puros, desengañar a aquellos que firmemente creen que deben callar su amor para salvaguardar una amistad que en realidad no existe. El motivo es, en cambio, menos complicado que lo anterior. El repetido fracaso de tácticas inconscientemente utilizadas en la conquista de una damisela es el motor que me lleva a escribir este instrumento de instrucción filosófica-romántica.

 

Introducción

 

Para los fundamentos de las ideas, previamente formadas en mi yo racional, se ha buscado inútilmente material en enciclopedias ilustradas y libros de química. Después de una ardua búsqueda sólo se encontraron vagas ideas de conceptos incompletos sobre el tema en libros de catequesis familiar y en folletos de grupos de ayuda para fracasados en el amor. La inexplicable falta de material sobre tan esencial problemática de la vida social del hombre, nos ha empujado a realizar entrevistas a amigos y conocidos, a saber: a) se preguntó sobre experiencias personales; b) luego se pidió reflexiones sobre lo charlado; y c) por último se separó toda subjetividad de los testimonios y se buscó elementos constantes en el grupo de entrevistas, para poder dilucidar un principio general. El extremo alcoholismo y  desequilibrio mental de los entrevistados nos obligó a desechar las conclusiones recopiladas. Por último, ya casi renunciando a sustentar teóricamente las propias ideas, decidimos utilizar los escritos propios (nada mejor para sustentar las propias ideas que los propios escritos). Esta monografía encuentra su base en experiencias personales.

 

Desarrollo

 

1.      Sistema de elección de amigas

 

Tradicionalmente uno elige las amigas porque se siente bien en su compañía, pero hay pequeños detalles  que nos lleva a determinar que esto es falso. Veremos que nuestras amigas tienen ojos claros, cabellos rubios y rizados o simplemente una figura espectacular, cuya imagen persiste en nuestras mentes y no nos deja descansar por las noches. No necesariamente debe existir este lazo superficial, pero si una atracción verdadera, sea intelectual, sea espiritual.

En realidad lo físico, en determinadas épocas difíciles de nuestras vidas, poco importa. El hombre solo busca cumplir su objetivo y meta natural (de esto trataremos más adelante. Podemos encontrar pruebas de lo anterior en innumerables dichos populares, a saber:

Todo bicho que camina, va a parar al asador

En época de guerra, cualquier hoyo es trinchera

Cuando hace frío, cualquier agujero es poncho

A caballo (o bagre) regalado no se le miran los dientes

 

2.      Fundamentos teológicos del principio del objetivo y meta natural del hombre

 

Según Santo Tomás de Aquino, gran filósofo cristiano, el mundo es inmutable y nosotros somos parte de un plan divino creado por Dios. Tenemos una tarea que cumplir, pero por sobre todas las misiones que nuestro corazón cree que debemos completar, primero debemos cumplir el  primer mandato de Dios. Aquel que se recuerda en el libro del Génesis cuando Dios crea al hombre.

 

“Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó los creó varón y hembra. Y echóles Dios su bendición, y dijo: Creced y multiplicaos …” Antiguo Testamento. Libro del Génesis (Gn 1, 27-29)

 

En el concepto de hombre, ateniéndonos a lo anterior, no existe una declaración expresa ni tácita de la existencia de la amistad entre varón y hembra, en cambio nos da un principio que está por sobre todas las cosas, la reproducción. Entonces la naturaleza del hombre es utilizar cualquier táctica o estrategia para alcanzar su fin último: el apareamiento, sino hubiera dicho: Creced y haceos amigos.

 

3.      Concepto derivado

 

Debido a la anterior expresado negaremos nombrar a la relación analizada como “amistad” sino como:

Relación que existe entre una persona de sexo masculino y otra de sexo femenino durante el periodo de tiempo que transcurre desde el día que el varón conoce a la hembra hasta que la invita a satisfacer la necesidad de amor en el baldío de la esquina Rivadavia y 25 de Mayo.

 

4.      Lo que ellas saben

 

La verdad es que las mujeres saben que la amistad entre el hombre y la mujer es una mentira inventada ya hace tiempo por los mismos hombres. En épocas remotas, allá por la era del hielo, la reproducción era lo único que importaba (además de comer y dormir); pero la comunidad femenina era considerablemente menor a la de los hombres, y entonces nace el “derecho a la elección del semental” , innato e inalienable de las mujeres en estos tiempos modernos.

Lo peor de todo esto es que los parámetros de la elección eran enteramente físicos (biológicos), es decir, “por Tamaño, por Aguante y por Macho”, la famosa teoría T.A.M. (que no significa “Te Amo Mucho” como muchos creen). Es innecesario decir que muchos se vieron privados de tener sexo, y estos individuos comenzaron a realizar otros trabajos en las tribus, así descubrieron el fuego para impresionar a las hembras, inventaron el lenguaje para chamullarlas y crearon la teoría económica y el capitalismo para comprar todo lo que ellas quieran (“pobrecita ella que no tiene un bmw  rojo como el de la vecina”). En esos tiempos fue inventada esa paparruchada llamada “amistad  del hombre y la mujer”, justamente para acercarse a la mina y bajarle la caña, o mejor dicho, encaminar pa la reproducción. Así también nació entre otras cosas: el matrimonio, el amor y el “y esta naricita de quien es? Mia es, tonti!”. (Fuckin loser!!!)

Lo que ellas saben es que, encima de todo, lo creado para poder reproducirnos nos salio mal. Porque ellas siguen eligiendo a los machos bajo los parámetros de la teoría T.A.M. (que no es “Te Amo Mucho”, pero es algo de lo que hay que estar orgulloso). Es mentira que le gustan los hombres sensibles, que usan crema en las manos y que combinan los colores de la remera con las zapatillas. La verdad es que solo se divierten con esas cosas como el Amor, cosas que nosotros inventamos, y nos las creemos como si realmente existieran. 

 

5. Error de Concepto

 

Adviértase que muchas personas (bah! Mujeres) “Creen” en la amistad con hombres, pero la verdad es que saben que no “existe”. La clave está en los verbos “creer” y “existir”, lo cierto es que muchos de nosotros “creemos” en Dios, pero la verdad es que estamos seguros de que Dios no “existe”, sino, en vez de escribir esto, estaría rezando.

 

 

5.1-Ampliación de Concepto

 

En realidad los diferentes razonamientos nos llevan por el camino contradictorio del escepticismo. Lo cierto es que por sobre todo existe la amistad, sin importar sexo, raza, especie u origen.

Para escapar entonces a tantos embrollos debemos representar solo el fenómeno amistad en nuestras mentes, reservándolo para el área filosófica, y separándolo de la concepción naturalista examinada arriba.

Entonces entendemos que Biológicamente es imposible la amistad entre el hombre y la mujer. En tanto que Filosóficamente hablando es posible y válido hablar de la amistad como fenómeno verdadero. El secreto es advertir en que disciplina nos enrolamos.

 

 

Conclusión

 

Primero concluimos que puede existir una relación similar a la amistad entre el hombre y la mujer, pero no es tal dado al principio del objetivo y meta natural del hombre.

Segundo, que las mujeres, unidas en conspiración contra nosotros, conocen todo lo expuesto en esta monografía desde el principio de los tiempos.

Tercero, concluimos que el malestar que produce el rechazo de una “amiga” nos lleva a hacer cualquier estupidez.

Cuarto, entendemos q existe la amistad como fenómeno distinto a la relación hombre/mujer.

Por último, concluimos que no se debe catalogar a una persona del sexo femenino con la palabra “amiga” para tratar de aclarar o definir una relación porque esto desencadenaría una confusión tal que destruiría al mundo mismo.     

 

Bibliografía

 

·        “La historia de mi vida” Autobiografía. Tomo VII: Silvina, amistad y sueños- Tomo VIII: El rechazo de Belén – Tomo XI: Silvina, la pesadilla continua. Editoral Pangaro & Cavic Inc. – José Sepúlveda

 

·        “El infierno está lleno de mujeres como vos” Conferencia. Cátedra de Filosofía y letras – Universidad de Sevilla, España. – José Sepúlveda

 

·        “Charlas con Micaela” Crónicas. Capítulo 28: Somos amigos porque vos no me das bola. Editorial La Banda – José Sepúlveda

 

·        “Es una lucha” Artículo, nunca publicado, sobre amores imposibles – José Sepúlveda

 

·        “Recopilación de cartas escritas a Verónica” Archivo personal – José Sepúlveda.

 

·        “Sagrada Biblia” Libro del Génesis. Editorial Padre Mario.

 

·        “Amigos para qué, maldita sea” Novela. Editorial El Nido S.A.    José Sepúlveda 

 

·        “Negociando a Andrea” Novela de suspenso. Escrita en coautoría con Pablo Perez. Ed. El Nido-2006